Group Of High School Students Giving Piggybacks In Corridor Desviaciones Sexuales

Los problemas de la identidad sexual son dramáticos para la persona y su familia y también para la medicina que no tiene las cosas tan claras todavía. Su forma  más conocida, el transexualismo, ahora rebautizada como Disforia de Género

¿De qué se trata? En una definición muy sintética consiste de un niño o niña que nace con un sexo (genitales) de varón o mujer, pero que a los pocos años da a entender que no es niño sino niña y viceversa.

Pero en esta nota la cosa es diferente, no se trata de un niño de pocos años sino de un púber, adolescente o un adulto joven. Lo ha estudiado Lisa Littman, “Rapid-onset gender dysphoria in adolescents and young adults: A study of parental reports”, PLOS ONE, August 16, 2018.

INTERNET UN MAL CONSEJERO

En estos casos el médico debe estar consciente del sinnúmero de barrreras que le impidan hacer un buen diagnóstico. Empezando por la subcultura en la que está inmerso el adolescente, que busca excluir a la medicina y evitar la participación de los padres.

En el estudio de Littman, 22.3 % de los pacientes habían estado expuestos a los consejos encontrados en Internet sobre el uso de hormonas. El 17,5% recibieron la recomendación de que es aceptable mentir al médico y que los padres iban a creer la historia que les contaran sus hijos.

Pese a que los padres pueden ser buenos informantes del desarrollo de sus hijos eran para sorpresa no considerados como informantes.

¿PADRES TRANSFÓBICOS?

Los pacientes adolescentes le decían al médico que sus padres eran transfóbicos, como el popular homofóbico,  solo porque estaban en desacuerdo del auto diagnóstico  del chico  y  deseaban que sea evaluado por un médico antes de proceder a ningún tratamiento. La recomendación es que el médico sea muy cauto y no atenerse solo al informe del paciente. Tener en cuenta que estos adolescentes y adultos jóvenes no tienen conocimientos médicos reales.

Ellos se auto diagnostican en base a lo que leen en Internet y les dicen sus amigos y más que seguro sus conclusiones van a ser erradas.


HISTORIAS DIFERENTES: las del paciente y la de los padres

Es deber del médico hacer su propia evaluación y el diagnóstico diferencial, común en la práctica médica. Preocuparse si la historia que da el paciente es muy diferente de la que dan sus padres. Esto hace pensar en la necesidad de una evaluación en profundidad.

El estudio que comentamos encontró que la mayoría de los clínicos que ven estos pacientes no exploraban los traumas previos o los problemas de salud mental que habían presentado los pacientes. Estos trauma y problemas podrían ser causa de la Disforia De Género por la que consultan. Sobre todo que estos casos son bastante atípicos comparados con la disforia de género clásica.


SEGUIREMOS


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *