¿PLACER  O AMOR? Atracción, pasión y amor

El tema del placer erótico o amoroso apenas es tocado en la investigación científica. Seguimos con el análisis sobre el tema del trabajo de KL Goldey, AR Posh SN Bell y SM van Andersen S M, publicado en los. Arch. Sex Behav , número 45, 2016.

TESTOSTERONA Y ORGASMO

En este momento pareciera ser que la clave para distinguir el placer sexual es estudiando el sexo solitario y en pareja, que  parece lo mismo que conocer el rol del la hormona masculina, testosterona ( T ).

La sexualidad en general, el deseo y la propia actividad sexual, tiene que ver con la tasa en sangre de la testosterona. En mujeres la cantidad de esta hormona difiere en el sexo solitario o el sexo en pareja. Niveles altos de T en el primer caso y bajos en el segundo. Estos hallazgos contradicen desde luego lo que siempre creímos y es que  el sexo, sea como fuere, tiene que ver con tasas altas de T.

Pero lo que se ha encontrado en la investigación es que hay niveles más altos de T en mujeres que declaran un mayor deseo de prácticas auto eróticas y frecuencia del orgasmo solas.

A diferencia, en mujeres tanto con mayor deseo por tener relaciones en pareja y que efectivamente las tienen, se encuentran más bajas tasas de T.

HORMONAS, SEXO Y AMOR

La hormona masculina entonces tiene diferente significado en dos expresiones de la sexualidad: el deseo sexual y la conducta sexual.

Para explicarlo se recurre a la “Teoría de las relaciones sociales y el peptido/esteroide” ( TS/P) .Se ha propuesto  que la sexualidad es una condición “complicada” o de un contexto no uniforme en sus vínculos con la testosterona. Dado que sea encontrado que la T tiene múltiples sub componentes,que se relacionan de manera diferente con ella.

Desde esta perspectiva la sexualidad dirigida a vivir el erotismo – el placer genital, orgasmo, el poder o celar al otro – está relacionada con un alto nivel de T. De otro lado el sexo cuyo objetivo es la atención y el cuidado de la pareja – sentimientos de amor cálido, vínculos de dos y vivir la intimidad – estarían condicionados aun bajo nivel de la hormona.

CEREBRO Y SEXO

Esta idea del erotismo y el afecto que sostiene la teoría “social péptida” se origina de los estudios sobre la hormona masculina y la comprobación de sistemas o infraestructuras neurobiológicas cerebrales, distintos para el erotismo y el amor centrado en el afecto.

El sistema del erotismo estaría al servicio de la reproducción mientras el sistema del cuidado y atención afectivo-amoroso sería base de la paternidad y el vínculo de pareja.

Estos dos sistemas son claramente distintos aunque aspectos del uno y del otro se encuentran en ambos, tanto como sistemas cerebrales y como experiencias emocionales.

Pero erotismo y afecto amoroso no son excluyentes o separados totalmente, dicotómicos. La complejidad de la sexualidad consiste en que contiene al erotismo y al amor. Necesitaríamos pues identificar estos sub componentes. Una tarea, por ejemplo, sería conocer bien que es el deseo sexual.

EL PLACER ¿Qué COSA ES?

Se sabe que en las mujeres mientras más alto el deseo de fantasear o experimentar el deseo por si mismas, con seguridad tienen  una mayor tasa de T. Al revés, mientras más alto el deseo de que su pareja sienta la intimidad emocional más baja será la T.

Es decir el deseo y la conducta sexual solitaria puede ser básicamente erótica y el deseo y conducta sexual dirigido a la pareja caracterizado como el cuidado y atención.

Puede ser así, porque en las mujeres es más probable que con la masturbación se alcance en más de un 25 % el orgasmo si le compara con el sexo en pareja.

Pero todo no es tan sencillo. Para empezar, diremos que el orgasmo y el placer no son términos sinónimos. No está claro cual elemento del erotismo o el amor, que da lugar al orgasmo es tenido como sexualmente placentero. Cabe preguntarse entonces si ¿el autoerotismo y el placer del sexo en pareja son fenómenos iguales o componentes distintos de la sexualidad?.

SEGUIREMOS


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *