MÁS SEXO, MENOS ESTRÉS Educación Sexual

Existe la difundida creencia de que la actividad sexual tiene muchos beneficios para la salud. Pareciera que fuera cierto. Pero también dependerá de que estos beneficios tengan que ver con el tipo de actividad sexual. Esta hipótesis la  han investigado   Anna J. Hartmann y  Erin E. Crockett . Para esto han medido  la hormona  cortisol en sangre  en personas que tenía  actividad sexual  pero en condiciones diferentes. Adelantamos que el cortisol es una sustancia que se eleva en sangre en relación con el estrés.

SEXO NO ES LA RESPUESTA
Su trabajo, When sex isn’t the answer: Examining sexual compliance, restraint, and physiological stress”. evalua  como es que interactuan el deseo sexual  y la frecuencia de las relaciones.

El objetivo fue determinar los niveles de cortisol que se encontraba en sangre en relación con las relaciones sexuales, teniendo en cuenta que esta sustancia es una medida fisiológica del estrés.

El estudio lo podemos encontrar en la revista especializada en sexualidad  “Sexual and Relationship Therapy”, en su volumen 11, número 3, del año 2016. Los autores trabajan en el Departamento de Psicología, de la Southwestern University, en Georgetown, los Estados Unidos.

EL SEXO LO CURA TOO
Empieza haciendo referencia a una creencia muy extendida, popularizada en los medios de comunicación, la que recomienda el sexo por tener la virtud de curarlo todo, tanto los problemas físicos como los psicológicos.

De todos modos habría alguna verdad en esta idea, pues parece que tener relaciones frecuentemente y que estas sean satisfactorias traería beneficios.

Se aseguraría el bienestar de la relación y la salud física y psicológica. En animales de investigación promueve el crecimiento de las neuronas del sistema nervioso y en seres humanos una mejor presión arterial y una  menor tasa de mortalidad.

NO SIEMPRE ES LA RECETA
Anna J. Hartmann y  Erin E. Crockett  plantean sin embargo que no siempre el sexo es “ la mejor respuesta”. Dicen que en ciertos escenarios, como cuando los individuos cumplen con lo que desean sus parejas y tienen relaciones sexuales pero sin desearlo, el sexo puede ser dañino y no benéfico como se piensa.

Sin embargo la investigación con frecuencia ha encontrado una relación positiva entre la frecuencia de las relaciones sexuales y una mejor relación entre la pareja. Así como mejor satisfacción, intimidad, confianza, pasión y amor.  Uno de los mecanismos sería mediante el aliviar el estrés.  Una mayor intimidad y relaciones sexuales bloquearía el aumento del cortisol, ligado al estrés, en la sangre.

Comentarios

comments


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *