SEXO Y PAREJA:  ¿ciencia o palabrería ? Tratamientos

Barry McCarthy y Lana M. Wald, del Departamento de Psicología, de la “American University”, de Washington, DC, Estados Unidos USA, son autores del artículo “Sexual desire and satisfaction: The balance between individual and couple factors”. Ha sido publicado en la revista “Sexual and Relationship Therapy”, en su volumen 27, número 4, de noviembre del 2012, páginas 310 a 321.

Su lectura nos permite apuntar que no es raro encontrar en revistas de sexología digamos serias, como la mencionada líneas arriba, “Sexual and Relationship Therapy”, trabajos que no agregan nada al conocimiento. Peor todavía, que revelan falta de conocimientos o confusión conceptual de sus autores. Este podría ser el caso del artículo que estamos revisando y vamos a comentar.

CONFUNDIENDO
Empiezan señalando que el libro “Inadecuación Sexual Humana” de Wlliam Masters y Virginia Johnson, de los años 1970, trajo consigo un nuevo paradigma a la sexualidad humana. En pocas palabras cambió la comprensión de la función sexual y el tratamiento de sus disfunciones, las conocidas comúnmente como impotencia en el varón y frigidez en la mujer.

Realmente al desaparecer estos nombres y cambiarlos por el de “disfunción” les quitaron mucho de su naturaleza, pues impotencia y frigidez tenían un significado de deficiencia que iba más allá de una descripción meramente fisiológica.

NADA NUEVO BAJO EL SOL
Concluyen diciendo que los investigadores americanos revolucionaron el enfoque terapéutico de la excitación y el orgasmo. Tampoco no es tan cierto pues los estudios posteriores no siempre siguieron la huella de Masters y Jhonson. Un ejemplo, los avances años después en el conocimiento bioquímico de la erección.

Añaden, que estos autores siguieron el modelo médico de la disfunción sexual individual, pero al mismo tiempo reconocen que su enfoque principal estuvo dirigido al tratamiento de pareja. Parece una contradicción. Acá Barry McCarthy y Lana M. Wald se vuelven a equivocar. Primero critican al modelo médico de la pareja de investigadores y luego dicen que su recomendación era tratar a la pareja.

¿DESEO O EXCITACIÓN?
Además reconocen que su tratamiento le daba un primer lugar a la tranquilidad y el placer y sus famosos “ejercicios focalizados” adiestraban justamente a la pareja en la respuesta sexual natural.

Critican sin embargo que la mayor deficiencia de este modelo de entendimiento de la sexualidad y sus problemas fue ignorar el rol vital del deseo sexual. Añaden que en los recientes años los nuevos modelos dirigidos a comprender y ayudar en estos problemas son más integrales. Efectivamente no consideraron directamente el deseo sexual, pero estaba implícitamente mencionado.

El debate posterior no ha aclarado suficientemente las cosas porque el deseo y la excitación sexuales siguen sin definirse con claridad.

SEGUIREMOS

Comentarios

comments


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *