SEXO Y ESPIRITUALIDAD Educación Sexual

Estamos leyendo un artículo de lo más interesante, que trata de la relación entre sexo, religiosidad y espiritualidad Lo novedoso de esta investigación radica, según veo, en que se sustenta una sexualidad que en sí misma, pudiera estar centrada en el egoísmo.

¿DE QUÉ SE TRATA?
Empecemos diciendo que el título del artículo es bastante provocador:

Make Love and Lose Your Religion and Virtue: Recalling Sexual Experiences Undermines Spiritual Intentions and Moral Behavior”. En pocas palabras que el sexo podría deteriorar la espiritualidad. Claro que al terminar de leerlo surgen varios matices que permiten entender mejor el trabajo.

Por supuesto que este artículo no lo íbamos a encontrar en las revistas conocidas especializadas en temas de sexualidad donde prima un tono monocorde, casi dogmático, de una sexualidad mecanizada.

¿QUÉNES SON SUS AUTORES?
Tenemos que recurrir, como en este caso, a autores que sería imposible que hubieran sido convocados por la Organización Mundial de la Salud ( OMS ) para aportar  a su nueva clasificación, la DSM 11.

Felizmente existe una revista como elJournal for the Scientific Study of Religion” y podemos leer este trabajo en el volumen 55, número 1, del año 2016.  Los responsables son Caroline Rigo, Vassiis Saroglou y Filip Uzarevic, investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Lovaina.

SEXUALIDAD: placer y reproducción
¿Qué es la sexualidad? Es una pregunta que se hace muchas veces y los autores también se preguntan.  Veremos si en este artículo se adopta un punto de vista diferente, que adelanto resulta bastante difícil.

En concreto dicen que la sexualidad asienta en uno de los más antiguos ámbitos de las actividades animales humanas. De seguro más antigua que la religión y lo sistemas morales, según afirman.

En términos generales suponen que la sexualidad, la moralidad y la religión tiene funciones específicas y distintas, aunque algunas veces se entrelazan unas a otras. La sexualidad andaría en búsqueda del placer y la reproducción.

MORAL Y RELIGIOSIDAD
La religión por su lado está vinculada con la divinidad y la trascendencia.  Además entienden la moralidad como la contención de los intereses personales en beneficio de los demás y del bienestar social. Sin embargo, tradicionalmente se considera que religión y moral están muy imbricadas.

En las sociedades tradicionales la religión sería la fuente principal de las normas morales. A la sexualidad más bien se le percibe como en conflicto con la religión y la moralidad.  Incluso siendo inmoral en alguna medida.

Un estereotipo de la sexualidad la concibe como un modo de ser que hace a los seres humanos muy parecidos a lo animales. En el mismo sentido la religión y la moral haría a aquellos, justamente, diferentes a los animales.

SEXO Y CONSERVADURISMO
Otra idea muy extendida sería que la sexualidad, por un lado, y la religión y moral, del otro, dan cuenta de preocupaciones, motivaciones y valores que son típicos de las sociedades tradicionales y las personas conservadoras. Justamente, este estudio pone en duda esta idea.

Desde esta perspectiva uno de los roles de la religión y la moral han sido la de regular la sexualidad o por lo menos tratar de controlar sus efectos negativos y excesivos.

¿Cuáles serían los mecanismos que intermedian esta relación? Los autores señalan varios. Las autoridades tradicionales (religiosas) en plan de controlar la intimidad de las personas y las restricciones culturales de la sexualidad por tenerla como “destructiva”, la competencia entre los machos.

En la misma línea de control del sexo estaría la preocupación por la prevención de las enfermedades transmisibles sexualmente en medioambientes particularmente vulnerables. También el énfasis de las sociedades tradicionales en valores como la pureza, el orden natural sagrado de las cosas o la fidelidad a la familia y la comunidad, que se impondrían a la moral interpersonal.

SEGUIREMOS

Comentarios

comments


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *