Abuso Sexual Infantil: un problema muy complejo Desviaciones Sexuales

Como hemos dicho en las dos anteriores notas, Ben Mathewsa y Delphine Collin-Vézinab, el primero de la “Queensland University of Technology” y la segunda de “McGill University” han publicado un excelente  sobre el Abuso Sexua Infantil (ASI).  Su título,  “Child sexual abuse: Raising awareness and empathy is essential to promote new public health responses” y lo  podemos encontrar online en el “Journal of Public Health Policy”, 12 May 2016. Con esta nota terminamos de revisar  parcialmente este extenso e interesante trabajo.

UN  RETO INMENSO
Al parecer el abuso sexual infantil siempre ha sido un problema casi imposible de resolver  a través de los  siglos.  Los impedimentos  para enfrentarlo  se sitúan por lo menos en tres niveles. Uno individual, otro institucional y un tercero en el ámbito social.

El reto que se presenta tiene que ver directamente con los responsables de diseñar las políticas de prevención, tratamiento y rehabilitación en todos los  países, ya sea  de bajos como de medianos y altos ingresos.

ÁMBITO INDIVIDUAL
En el nivel individual los ofensores sexuales  se ha comprobado que tienen pobre capacidad socio emocional, distorsiones actitudinales y cognitivas.  Y son parecidos a los ofensores sexuales de mujeres adultas.

Es decir poseen una sensación de autoridad sexual, empatía deficiente  y una manera de entender la masculinidad que la da gran valor al éxito, el rendimiento, logro,  sexual y el dominio sobre la mujer. También estas personas tienen antecedentes de haber sido ellos mismos víctimas sexuales  cuando eran niños.

LAS INSTITUCIONES
Es interesante  que  se  han encontrado ciertas características en las organizaciones en las que se dan estos atropellos y delitos, Nos  referimos por ejemplo a colegios o instituciones religiosas.

En estas instituciones puede encontrarse  una cierta jerarquía de autoridad muy rígida. Lo mismo  una cultura del silencio para proteger la reputación de la organización. Así  mismo la falta  de mecanismos regulatorios de protección y ausencia de una  política organizacional  firme que practique el chequeo regular de sus integrantes. También ausencia de códigos claros de conducta , dispositivos que informen de incidentes  y capacitación de sus miembros.

LA SOCIEDAD
Es  evidente  que  en la  sociedad   el abuso sexual en la infancia  resulta de la falta de protección de los derechos del niño. Desde luego  cuando son débiles y no se cumplen las políticas  y las leyes que deben perseguir a los ofensores sexuales.  Afecta a cualquier programa de salud o de justicia  la falta de disposición  para tomar acción  por parte de  los líderes de opinión y las instituciones sociales.

PROBLEMA COMPLEJO
Es cierto sin embargo  que muchas víctimas no denuncian lo que les pasa  a los organismo de la salud y a las instituciones encargadas de aplicar la ley. Según los autores la verdadera prevalencia (frecuencia en un determinado tiempo) el abuso sexual infantil sería treinta veces más que los casos conocidos oficialmente.

Está claro que hay muchas barreras para enfrentar este problema. Tengamos en cuenta  su naturaleza privada y oculta, su inherente significada para la sexualidad y psicología humana.

UN  GRAN  AVANCE
A través de la historia  del enfrentamiento de este  delicado problema un hecho muy importante en la protección de los niños ha sido es el reclutamiento de un grupo de profesionales para que actúen como vigilantes frente al abuso de los niños.

Su participación se asienta  sólidamente  en los conocimientos  científicos alcanzados a la fecha, los programas de salud pública  que ya se conocen y el compromiso ético de individuos, organizaciones y la sociedad como un todo.

Comentarios

comments


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *