Entre el miedo y la maldad: conclusiones demasiado fáciles Matrimonio y Familia

En el diario “ El Comercio” de hoy, 08 de diciembre, 2015, encontramos el artículo “Entre el miedo y la maldad”. Lo firma una filósofa: Gisele Velarde. Trata de sustentar la despenalización del aborto en caso de violación sexual. No lo consigue.

UN NUEVO DERECHO

3qUtiliza argumentos contradictorios y frágiles para restar valor al derecho fundamental a la vida nueva que se aloja en el vientre materno,  lleg ando hasta  desconocerlo. Se refiere a este derecho fundamental solo tangencialmente,  para abogar por un derecho inexistente. El nuevo  “derecho” a la “autonomía corporal” de la mujer, como si el niño en  su vientre fuera parte del “cuerpo de la madre”. Todo esto  después de haber tratado de convencernos de que los derechos no existen…

FICHERO199

CUESTIONANDO EL DERECHO A LA VIDA

1qDesde el principio la autora intenta hacernos ver que el derecho a la vida es un presupuesto derecho que asumimos por temor y comodidad. Según ella, la vida no tendría valor en sí misma y afirma que “en los múltiples debates ético-políticos y filosóficos se ha llegado a la conclusión de que no es posible determinar si los derechos son –o no son- inherentes al ser humano”. Pero, en el mismo párrafo, nos dice que desde el punto de vista ético “respetar libertades y mantener derechos es necesario para promover la vida, pues ello hace nuestra vida mejor, permite una convivencia más justa y reduce el abuso”.

gtres_a00313195_002

IDEOLOGÍA POSTMODERNA
2qEn su opinión, el valor que damos a la vida y a la universalización de derechos y valores proviene de nuestra capacidad de razonar y desde ahí puede comprender “tanto al creyente religioso que se opone al aborto como a la sociedad que considera el aborto un derecho ciudadano y lo protege legalmente”. Es realmente una ideología que forma parte del postmodernismo.

babel2

Sin embargo, como médicos y, utiliz ando su mismo argumento (la capacidad de razonar), está claro que  estamos ante un artículo “de parte”. En su alrededor de 600 caracteres no aparece ninguna consideración al otro ser en cuestión cu ando se habla de aborto: el niño.

EL NIÑO NO EXISTE

4q trucos-para-corregir-el-rostro-size-3Para la filósofa el niño no existe, no lo menciona a través de toda su nota. Pero para los médicos, cu ando nos consulta una mujer embarazada,  estamos  atendiendo realmente  a dos pacientes. Asistimos a  dos vidas, la vida de la madre y también a la del  niño…

No creíamos que fuera necesario repetir que el comienzo de la vida es una verdad científica y el hecho de que las religiones lo promuevan no convierte un tema científico en tema religioso. Pero, al hablar de la sociedad permisiva tampoco podemos caer en la trampa de la ética consensualista (si hay consenso está bien). Es decir  aceptar que suprimir una vida activamente y con ese propósito, deba ser un derecho ciudadano protegido legalmente.

PROTEGER LA VIDA: algo retrógrado, arbitrario y malsano

constitucion-politica-del-peru-2012-2013Para Velarde, la autora del artículo,  el archivamiento del proyecto de ley, que despenalizaba el aborto en caso de violación, por el Congreso de la República, “nos evidencia como una sociedad retrógrada, arbitraria y malsana”.

El sustento de los tres adjetivos ( retrógrado, arbitrario y malsano) es muy simple y reiterativo: el derecho (¿no era que no existían?) de la mujer a decidir sobre su cuerpo y su vida. Además el tercero, malsano, sería una segunda violación –esta vez hecha por el Estado- y una justificación tácita del violador.

No sabemos de dónde ha sacado esto último porque una de las objeciones serias que se escucharon en el debate fue justamente acerca de que no planteaba siquiera la necesidad de una denuncia y de alguna manera dejaba impune al violador.

JUSTICIA A LAS VÍCTIMAS, CASTIGO AL VIOLADOR

Entendemos la gravedad que reviste una violación y la obligatoriedad de las autoridades sanitarias de asistir a las víctimas para afrontar esta situación traumática. También requerimos todas las sanciones para el violador. Pero los niños –más allá de lo que piense, o quiera hacernos creer que piensa,  Gisele Velarde en su artículo- tienen derecho a la vida independientemente de las circunstancias en las que hayan sido concebidos. Tampoco su vida puede depender  de las simpatías o antipatías que despierten en las personas de su entorno. Como ella dice, “dañar no es sinónimo de vida” y matar es el daño máximo cu ando se infiere a un ser humano inocente.

96d47914d58f44b28af2a41ef242ecd8


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *