MUJERES Y HOMBRES: ¿el placer es el mismo? (3) Matrimonio y Familia

La investigación en sexualidad tiene sus peculiaridades,  por ejemplo  confrontar  al hombre y a la mujer e identificar en que son diferentes. Esto es lo que hacen   Laurel Q. P. Paterson, Ellie Shuo Jin,  Rhonda Amsel  y Yitzchak M. Binik, de la McGill University, en su estudio de  título,  “Gender Similarities and Differences in Sexual Arousal, Desire, and Orgasmic Pleasure in the Laboratory”.

¿CÓMO QUEDA LA EXCITACIÓN DESPUÉS DEL ORGASMO?

Es posible que la excitación sexual y el orgasmo continúen vinculados con este  último , como el final de la experiencia sexual.  Pero lo que también podría ocurrir es lo opuesto, es decir un mayor placer orgásmico  que promueve una menor excitación  sexual.  ¿ No se entiende bien, no ? Veamos.

La razón estaría  en que   la excitación sexual
del hombre desaparece más rápidamente
si la comparamos con lo que pasa en la mujer.

Por eso  el placer orgásmico podría, sería una hipótesis,   tener un impacto mayor sobre la excitación sexual post orgásmica en la mujer. En  quien  por otra parte, se sabe, sus niveles  de resolución post orgásmica son más variables..

Para saber como es que interactúan la excitación sexual, tanto la  psicológica cuanto la física, el deseo y la calidad del orgasmo, una buena medida sería  examinarlos juntos,  en el laboratorio.  

¿CÓMO SABERLO?

La masturbación podría ser el contexto ideal para examinar las relaciones potenciales, de la excitación, el deseo y el orgasmo. Tiene la ventaja  de dejar  de lado muchos factores de la pareja que podrían interferir en los resultados,  como por ejemplo los variados niveles de intimidad de estos.

Desde luego que estudiar el
sexo en el laboratorio
encierra muchos problemas .

Por   ejemplo  la presencia de los investigadores  y los procedimientos  y aparatos usados  en la investigación que deben de necesitarse. Estas condiciones no solo afectan a los participantes en su capacidad de respuesta sexual sino también la satisfacción post orgasmo..

Volviendo al  estudio  que estamos coment ando,  el “Gender Similarities and Differences in Sexual Arousal, Desire, and Orgasmic Pleasure in the Laboratory”, de Laurel Q. P. Paterson y colaboradores.  Veamos los  tres objetivos  que se planteó la  investigación: 1) Estudiar la validez de estudiar el orgasmo en el laboratorio;2) Comparar los patrones de excitación sexual  y deseo, antes y después  del orgasmo, entre hombres y mujeres; y 3) Examinar los correlatos ( lo que acompaña ) psicológicos y fisiológicos del placer sexual.

¿QUÉ SE QUISO COMPROBAR?

Las hipótesis que querían probar los investigadores fueron:

  • En el laboratorio los hombres y las mujeres se sentirían menos relajados  durante la masturbación  que si lo hacen  en su casa, pero, al final,  no habría una diferencia significativa  respecto a su total satisfacción;
  • En ambos sexos, el deseo y la excitación sexual  se incrementarían  mucho durante la masturbación y disminuirían después del orgasmo. Luego  los hombres  experimentarían una inmediata y consistente  disminución en el deseo y la excitación. Habría, entonces,  una mayor tasa de disminución del término de la excitación sexual  y el nivel de saciedad , de acuerdo con el “periodo refractario”, del que ya hemos hablado.
  • La intensidad del deseo y la excitación sexual alcanzados durante la masturbación  estarían correlacionados positivamente ( influirían ) con el placer orgásmico alcanzado, en ambos sexos.   El placer orgásmico  estaría también relacionados a otras de sus  características, como ser su intensidad, que contribuye al placer, a la evaluación después  del  orgasmo y el goce alcanzado por la masturbación,   que influenciará   a su vez el placer  y la baja  frecuencia de la actividad sexual .

EN LA SIGUIENTE Y ÚLTIMA NOTA INFORMAREMOS DE LOS RESULTADOS DE ESTE INTERESANTE ESTUDIO


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *