Tratamientos

Estamos pasando revista a un hecho curioso, del que raramente las revistas especializadas de sexología se ocupan: el valor de las caricias. Esta es la última nota al respecto, en que también terminamos con el “Ejercicio de los pies”.

TODO LO LLENAS TÚ, TODO LO LLENAS
3.- Poner las dos cubetas a un lado, coger uno de los pis y secarlo lenta y meticulosamente. Hacerlo con cuidado entre los dedos y repetir lo mismo con el otro pie. Enseguida deberá dedicarse a aceitar o empolvar ambos pies.

 

4.- Colocar el tobillo de uno de los pies sobre su muslo de modo que pueda tocar con facilidad la planta y el empeine. Sostenga el pie entres su manos para darle calor, cúbralo con el aceite suavemente y luego frótelo con delicadeza. Comenzar con la parte más baja de la pierna , usando ambas manos frotando hacia arriba y luego hacia abajo la superficie del pie, propiciando una experiencia de relax en su pareja.

 

Enseguida continúe desde la base del pie hacia el tobillo haciendo un movimiento circular con el dedo pulgar. Repetirlo varias veces. Tratar de usar el talón de sus manos o varios de los dedos juntos. Haga presión en toda la longitud del pie, usando el pulgar y un dedo y lleve su dedo más pequeño lentamente entre los dedos del pie. Preste particular atención a la parte gruesa del dedo pulgar del pie.

EN TUS OJOS PELEABAN LAS LLAMAS DEL CREPÚSCULO
Seguimos con los dos últimos pasos :
5.- Si su pareja no es demasiado sensible al tocamiento trate en forma suave de presionar con sus uñas en forma de caricia. Si la pareja es muy sensible procure empezar con un toque muy suave y explore si puede volver después con algo menos suave. Si los pies son sensibles lo que se nota por una señal de tensión , podría ser un defensa psíquica frente a una potencial posibilidad de placer sensorial.

 

Ser sensible significa psicológicamente que va a evitar ser tocado y así inhibirá las sensaciones que tengan un significado sexual. Tenga en cuenta de profundizar los sentimientos en la medida que recorre la superficie de los pies acariciándolos.

 

Estos sentimientos podrían tocar una gama muy grande de placeres o miedos en relación con una profunda conección interpersonal y la vivencia del amor. Sentimientos que se mantienen profundamente guardados y tal vez desconocidos por la persona. Puede sorprender la intensidad de estos sentimientos y se requerirá un tiempo para procesarlos

6.- Más allá de este ejercicio usted puede sensibilizar la planta de sus pies y caminar con estos desnudos cada vez que pueda. Caminar sobre una variedad de superficies: ligeramente frías , suelos de madera, hierba, alfombras, arena, concreto, tejidos, etc. Podría ser una forma de que sus pies desarrollen su conciencia sensual. Recuerde que los pies están extraordinariamente provistos con terminales nerviosos que cuando son estimulados pueden producir interesantes sensaciones placenteras.

7.- Después de unos 10 a15 minutos de mantener los pies de su pareja en la concavidad de sus manos, continúe acariciando el otro pie de su pareja de la misma manera. Si han acordado previamente cambiar de roles tomarse unos 15 minutos para compartir sus sentimientos y reacciones antes de comenzar la segunda sesión.

APEGADA A MIS BRAZOS COMO UNA ENREDADERA
Muchos terapistas sexuales han apreciado las instrucciones dadas en este ejercicio y ha permitido a las personas hacerlos ya sea vestidas, con ropa o también desnudas. Solo les ha bastado seguir este formato “manos, pies, cara” en ambientes no clínicos, es decir en su casa o donde quiera..

 

Los comentarios de los estudiantes dan cuenta del potencial para enriquecer la sexualidad aun en ausencia de problemas sexuales. Uno dijo que este formato era su favorito porque lo hacía sentirse cercano a su pareja. Fue sorprendente, agregó, lo que sentí cuando lavaron mis pies y los frotaron.

 

Al principio tuve cierta tensión pero tan pronto como me concentré sobre los sentimientos que sentía fui invadido por una ola placentera. Cuando fue su turno ella me pidió viera su cara. Mientras la acariciaba perdí la noción del tiempo. Fue relajante y muy agradable para ambos. Yo además deslicé mis dedos por su cabello. Tuvimos un gran bienestar aun sin necesariamente que tener relaciones íntimas.

CONCLUSIONES

  1. El tacto es un sentido esencial para la sobrevivencia.
  2. Es un lenguaje básico y profundo, para comunicar el bienestar, cuidado, afecto, placer y pasión.
  3. Muchas personas pueden necesitar un ayuda para superar el tabú de explorar su sensorialidad táctil y temor a ser tocadas sexualmente.
  4. Los ejercicios de caricias abren una puerta a una nueva dimensión erótica de placer y comunicación con la pareja.
  5. Estos ejercicios no están conectados directamente con lo sexual, tienen que ver con caricias delicadas y conocer el cuerpo del otro.
  6. Es experimentar con diversas formas de tocar el cuerpo y saber que le da bienestar a la persona que ama. Son muy buenos para las personas que se sienten que todavía no están cómodas con el sexo

FIN

Comentarios

comments


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *