Tratamientos

Estamos pasando revista a un hecho curioso, del que raramente las revistas especializadas de sexología se ocupan: el valor de las caricias. El tema del que nos ocupamos ahora lo hemos extraído del interesante artículo : ”Getting in touch with touch; a use of caressing to enrich sensual connection an evoke ecstatic experience in couples”, cuyos autores y referencia hemos dado anteriormente.

“…SIENTO QUE VIENEN TUS PIES CHIQUITITOS…”
El ejercicio con los pies es un Ejemplo que el terapista podría sugerir como uno de los primeros ejercicios a practicar. Es un ejemplo de las caricias “cara-mano.pie” que permite a la pareja recibiendo las caricias seleccionar cual de las tres partes de su cuerpo le gustaría sea acariciado.

Por razones de espacio, los autores no presentan las tres posibles alternativas.

“…CARIÑO BONITO POR DONDE ANDARÁS…”
A continuación presentamos algunas recomendaciones para hacer este ejercicio, centrándonos en los pies. Para empezar debe ponerse de acuerdo la pareja, en una alternancia en los roles a lo largo de unos 70 a 80 minutos, correspondiendo unos 35 a 40 minutos a cada uno.

 

En la primera mitad de la sesión uno de los miembros da las caricias y el otro las recibe. Si usted es el que da las caricias se concentrará en cada pie unos 15 minutos.

 

Cada miembro de la pareja necesitará unas seis toallas de baño, jabón, aceite y loción o talco. Llenará dos cubetas con agua tibia agregándoles un suavizante que les dará una fragancia agradable y aumentará la sensualidad del agua. Una vasija servirá para lavar los pies y la otra para enjuagar.

Tener en cuenta que el carácter sensual del toque es proporcionado por la caricia que no debe ser un masaje. Más bien, la presión o el masaje profundo puede adormecer el pie.

 

El toque suave produce una gran riqueza de sensaciones porque activa las terminaciones nerviosas de la piel y no al tejido muscular. Así se comparte una especial clase de intimidad y el mensaje de que le agrada el placer que está dando al que tiene el rol activo.

 

Podría, según sea el caso, necesitar tomar más aceite o cambiar de posición , pudiéndolo hacer pero manteniendo el contacto físico a través del ejercicio continuado. Si usted está usando aceite, solamente cambie de mano poniendo la palma hacia arriba para verter el aceite sin dejar de tocar a la pareja.

“…CARIÑO BONITO CUANDO VOLVERÁS…”
Ahora veamos los pasos a seguir dar para llevar a cabo este ejercicio.

1.- Acomódense usted y su pareja, en un sitio en que se sientan confortables, frente a frente. Ponga una de las cubetas entre sus piernas y la otra cerca para el enjuague.

 

Con delicadeza coloque uno de los pies de su pareja en la cubeta que está entre sus piernas. Lávelo con jabón y déjelo en el agua mientras hace lo mismo con el otro pie.

 

2.- Después de haber lavado los pies de su pareja coloque una toalla sobre uno de sus muslos , saque uno de los pies del agua y póngalo sobre estos.

 

Jabone cada pie sin apresurarse y deposítelo luego en la cubeta de enjuague.

 

Repita este procedimiento con el otro pie. Después de haber removido el jabón de cada pie, envuélvalo en una toalla seca. SEGUIREMOS

Comentarios

comments


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *