Desórdenes Sexuales

Carufel y Trudel, del Departamento de Psicología de la Universidad de Québec en Montreal han ideado un ingenioso tratamiento para la eyaculación prematura, que puede compararse con las innovaciones de Simans, 1956, y Masters y Johnson, 1970. Describen su terapia a la que llaman “Terapia Funcional Sexológica” (TFS) en el Journal of Sex and Marital Therapy, 20061. Comienzan señal ando que la eyaculación precoz es la más común disfunción sexual en el hombre y, talvez con demasiado optimismo, afirman que los resultados obtenidos con los tratamientos anteriores y los últimos, us ando psicofármacos, han sido “excelentes”. Ofrecen una síntesis de los mismos que a continuación comentamos.

Carufel y Trudel, del Departamento de Psicología de la Universidad de Québec en Montreal han ideado un ingenioso tratamiento para la eyaculación prematura, que puede compararse con las innovaciones de Simans, 1956, y Masters y Johnson, 1970. Describen su terapia a la que llaman “Terapia Funcional Sexológica” (TFS) en el Journal of Sex and Marital Therapy, 2006 1.
Comienzan señal ando que la eyaculación precoz es la más común disfunción sexual en el hombre y, talvez con demasiado optimismo, afirman que los resultados obtenidos con los tratamientos anteriores y los últimos, us ando psicofármacos, han sido “excelentes”. Ofrecen una síntesis de los mismos que a continuación comentamos.

TERAPIA CON FÁRMACOS

A partir de los primeros años de la década de los 90 empezaron a utilizarse variados psicofármacos, antidepresivos, neurolépticos 2 y ansiolíticos, por los efectos benéficos que se descubrieron en el retardo de la eyaculación.
Sin embargo señalan que a raíz de estos procedimientos sencillos y rápidos una consecuencia negativa fue la declinación de la investigación científica sobre esta disfunción psicosexual.

  Además, con la aplicación de estos tratamientos tradicionales se pudo registrar varios efectos indeseables, desde los más antiguos de Simans y Masters y Jhonson y, posteriormente, los farmacológicos a los que nos estamos refiriendo.  

Con la técnica del “squeeze” y la del “parar y comenzar” 3 el paciente tiene la impresión de estar haciendo algo mecánico que interfiere de algún modo la actividad sexual que es un despliegue espontáneo y pleno de sensorialidad. De allí que perturban el desarrollo del erotismo en el varón y la pareja y al centrarse en el proceso fisiológico descuidan la dimensión psicológica de la relación, la comunicación emocional y se llevan por delante el placer sexual.
Por su parte la medicación farmacológica puede dar lugar a diversos efectos colaterales, negativos, como disfunción eréctil, eyaculación retrógrada, náuseas, mareos y diarrea y al dejar el tratamiento el problema vuelve muchas veces a presentarse.

NUEVO TRATAMIENTO

Para superar estas limitaciones los autores presentan un tratamiento novedoso, la TFS, basada en los principios del enfoque sexocorporal que ellos mismos propusieron en la década de los años 90.
Se trata de la modulación de la excitación sexual mediante procedimientos en relación con el tiempo, el espacio y la energía de los movimientos; usar los músculos de forma diferente (por ejemplo, evitar la contracción muscular de los glúteos) para variar la velocidad de la relación antes y durante la misma; respirar a partir del diafragma y escoger posiciones que requieran una menor tensión de la musculatura.

BASES FISIOLÓGICAS

El tratamiento tiene como base un conjunto de premisas.
Para empezar, siendo la eyaculación un reflejo, deberá aceptarse que no puede ser controlado voluntariamente, ni en la emisión ni en la expulsión del semen.

  Es sabido que el reflejo eyaculatorio ocurre cu ando la excitación sexual alcanza un determinado umbral de intensidad y no se presenta si la excitación se mantiene debajo del nivel que la precipita.  

La clave está en reconocer que la evolución de la excitación sexual sí puede ser controlada voluntariamente, para lo cual se aplica la técnica de la TFS.
Teniendo en cuenta los anteriores criterios se puede diseñar un tratamiento sobre los mismos y para operacionalizarlo es recomendable dividir la curva de excitación sexual en cuatro zonas:

1. Aparición, mantenimiento o disminución de la erección
2. Modulación de la excitación
3. Inminencia eyaculatoria
4. Eyaculación, con dos partes, emisión y expulsión

La eyaculación (zona 4) tiene dos momentos: la fase de emisión, que se corresponde con la inevitabilidad eyaculatoria o punto de no retorno, y la fase de expulsión. Estas son dos fases reflejas que una vez iniciadas no pueden ser controladas. En consecuencia, como no hay forma de prevenirlas, se indica al paciente que procure encontrar placer en ese momento de irreversibilidad y no se sienta fastidiado o frustrado.

  La inminencia eyaculatoria (zona 3) precede a la eyaculación y en ese estado hay que recordar que incluso una muy ligera elevación de la excitación, causada también por un pequeño incremento de la estimulación, resulta suficiente para que ocurra la eyaculación.  

Esta es pues una zona de peligro para la pareja que quisiera prolongar la relación, porque en este punto no hace falta gran cosa para que se dispare el reflejo.
Felizmente el éxito del tratamiento de este desorden hace posible que el paciente pueda perfectamente percibir las sensaciones físicas específicas que le avisan que ha alcanzado la zona de inminencia eyaculatoria y tendrá oportunidad para ajustar el proceso aún dada la dificultad para manejarse en este nivel de excitación, más si no se domina la técnica, por lo cual es preferible mantenerse alejado de esta zona.
En un siguiente artículo seguiremos desarroll ando la fisiología de la eyaculación y las metas de este tratamiento moderno y novedoso.


1. Carufel de, F. and Trudel, G. Effects of a New Functional-Sexological Treatment for Premature Ejaculation, J Sex Marital Ther, 32, 2, March, 2006
2. Fármacos usados en graves desórdenes mentales pero que se han mostrado útiles también en problemas menores.
3. Por el “squeeze” se estimula el pene y cu ando se siente que va a venir la eyaculación se presiona con los dedos el surco balano prepucial y así se detiene la eyaculación.


 


Author Image
Rene Flores

El Dr. Rene Flores es Médico Cirujano, especialista en Psiquiatría y ostenta el Grado Académico de Doctor en Medicina. Sus campos de interés abarcan la sexualidad, el matrimonio, la familia y la salud mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *